Un gallo que perdió sus patas por una congelación camina ahora gracias a unas artificiales creadas en una impresora 3D.

El ave fue encontrada por servicios de asistencia animal en Calgary, Canadá a principios de este año.

Daniel Pang, profesor ayudante de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Calgary, contactó a su colega Mark Ungrin, que contaba con una impresora 3D en su laboratorio, para diseñar una prótesis para el gallo.

Los dos veterinarios, ayudados por Douglas Kondro, un estudiante de ingeniería mecánica, lograron fabricarla.

“Imprimí las patas y las pinté, son resistentes pero flexibles y suaves para el gallo”, explicó Kondro en un comunicado.

Ahora el gallo encontró una familia que cuidará de él y sus nuevas patas.

Previous post

The Flock, un juego en donde si pierdes la(s) vida(s)…pierdes el juego

Next post

Commodore está de vuelta…