Noticias

Spotify en problemas por su modelo ‘freemium’.

Vaya situación en la que se encuentra Spotify ante las presiones de la industria de la música. Al parecer  algunas empresas del género musical están en desacuerdo con la aplicación por la reproducción de música, que vía streaming, los usuarios realizan a través de su modelo freemium (servicio gratuito).

Spotify como es sabido, fue lanzado en octubre de 2008 al mercado europeo y desde 2009 en otros países. Este programa o app permite escuchar música en modo radio buscando por artista, álbum, o listas de reproducción de los propios usuario, bajo dos modelos de reproducción; el modo Premium (de pago) y el modo Freemium (servicio gratuito), los cuales han generado 60 millones de usuarios gratuitos y 15 millones de cuentas de pago convirtiéndolo en un servicio rentable en su tipo.

Y a pesar de que Spotify desde 2013 ha hecho cambios importantes en su modelo de negocios para que quienes tengan una cuenta de pago gocen de pivilegios para reproducir música con acceso ilimitado y sin publicidad desde cualquier dispositivo; en el caso de los usuarios gratitos con reproducciones  aleatorias limitadas y publicidad constante con el fin de que se suscriban a dicho servicio Premium. A las empresas discográficas no parece agradarles mucho dicha situación y comienzan a presionar a la compañía de Spotify para que totalice al modelo Premium todas sus cuentas.

De acuerdo a un reporte de Financial Times, el punto de discusión que pone en problemas a Spotify, con empresas como  Universal Music Group, la empresa más grande del mundo, es porque se considera que el plan freemium que ofrece la aplicación, no está generando suficientes ingresos en el consumo de su música, haciendo insostenible la venta de discografía digital ya está disminuyendo la adquisición digital de música de tiendas como iTunes.

Sin embargo desde la perspectiva de Spotify  no es un hecho que su servicio disminuya las compras de tiendas como iTunes ya que aseguró que sólo el 12 por ciento de sus usuarios de este utilizan su servicio, además de señalar que “sin el servicio gratuito, el pago jamás sucedería”.

Y claro está, pues quienes han utilizado el modelo freemium, han preferido cambiarse al Premium, puesto que uno de los factores de escuchar música streaming es por la preferencia de no tener limitantes en su reproducción, ni publicidad que lo interrumpa.

Aunque la controversia continua y spotify se mantiene firme para no ceder a las presiones, habrá muchas razones o estrategias por negociar para que las compañías que ofrecen el servicio streaming funcionen en pro del incremento de consumo música digital en todo sentido.