Desde que Donald Trump llegó al poder, no ha hecho otra cosa que sembrar el terror.

Una de las zonas más afectadas en Silicon Valley, lugar donde se ubican una gran cantidad de empresas de tecnología con miles de personas de todo el mundo trabajando, esto debido a sus políticas racistas que impiden “temporalmente” el ingreso de personas de siete países con creencias principalmente musulmanas.

Luego de que el día de ayer, Sean Spicer, el secretario de prensa de la Casa Blanca, confirmara que los funcionarios de la administración redactaron una nueva orden ejecutiva para revisar, entre otras cosas, el programa de visas de trabajo H-1B. El señor secretario afirmó que la orden ejecutiva forma parte “de un mayor esfuerzo de inmigración” relacionado, obviamente, con la prohibición de inmigración del viernes, dirigida a los inmigrantes y refugiados de siete países que en su mayoría practica el Islam.

De acuerdo con Bloomberg, la propuesta del presidente Trump de revisar el programa de visas de trabajo busca que: “Las políticas de inmigración del país deben ser diseñadas e implementadas para servir, en primer lugar, al interés nacional de Estados Unidos. Los programas de visa para trabajadores extranjeros… deberían ser administrados de una manera que proteja los derechos civiles de los trabajadores estadounidenses y las personas que residen actualmente de manera legal en el país, y dar prioridad a nuestros trabajadores olvidados: las empresas tienen que tratar de contratar empleados nacidos en Estados Unidos, primero”.

Por tal motivo algunas empresas están pensando seriamente crear oficinas en Canadá para poder evitar los problemas que llegue a causar está orden ejecutiva que todavía no tiene fecha definitiva.

 

Previous post

#Estreno I Give You Power - Arcade Fire [Video]

Next post

Rainbow Six: gratis este fin de semana