Suprema es la compañía de seguridad responsable del sistema de bloqueo Biostar 2, que utiliza huellas digitales y tecnología de reconocimiento facial para dar acceso a diversos edificios autorizados. Dicho sistema tuvo una falla de seguridad que dejó expuesto casi 28 millones de registros y 23 GB de datos biométricos, incluidos datos de reconocimiento facial, contraseñas y más de 1 millón de huellas dactilares.

La falla fue descubierta por los israelíes Noam Rotem y Ran Locar, que trabajan con vpnmentor, servicio que revisa redes virtuales privadas. Los investigadores encontraron que la base de datos Biostar 2 estaba desprotegida y en su mayoría sin cifrar. Por otro lado, el jefe de marketing de Suprema, Andy Ahn, dijo en una entrevista a The guardian que la compañía había realizado un evaluación en profundidad de la investigación de vpnmentor y que informaría a los clientes si existía alguna amenaza.