10 de marzo de 1876, Alexander Graham Bell, hace la primera llamada telefónica en la historia entre dos habitaciones vecinas de su laboratorio en Boston, Estados Unidos, la primera experiencia exitosa de Bell con el teléfono.