La tecnología de impresión 3D ha revolucionado la manera en que se fabrican los objetos más comunes. Esta tecnología permite una libertad creativa jamás antes vista y abre la posibilidad de experimentar con nuevos diseños, usando materiales poco convencionales.

La bicicleta a pesar de su antigüedad se mantiene con cambios mínimos en su diseño y fabricación pero gracias a los avances hechos por la tecnología 3D ha surgido Solid, fabricada en Titanio y ensamblada a partir de piezas hechas en una impresora 3D.

Además de lo innovador de su proceso de fabricación, la bicicleta Solid cuenta con un sistema integrado de navegación sincronizado con su propia aplicación para teléfonos inteligentes, la cual permite usar el GPS para trazar rutas y medir distancias. La ligereza de Solid junto con la durabilidad del material con que está hecha y la integración tecnológica que permite a través de su app hacen de su uso una experiencia nueva y fascinante.

Previous post

Graba video al mismo tiempo con tus dos cámaras en iOS y Android

Next post

Sensus: Un comic hecho en braile