Desde “La Gran Manzana” están preparados para que su servicio, hasta ahora principal, comience a ver como sus ventas decrecen, y los ingresos se vayan al nuevo servicio (Spotify), lo que garantizaría una mayor estabilidad para Apple y para las compañías discográficas. Que la propuesta es seria podemos verlo en el detalle de que las fuentes hablan de que el servicio va a llegar a Android, y hay que recordar que, a diferencia de lo que hicieron en Windows con Safari, iCloud, Quicktime y iTunes, de momento Apple no ha llevado al sistema de Google ninguna aplicación.

Apple impulsó un gran cambio en la industria, tienen entre un 80%-85% del mercado de venta de música digital, y mantener ese puesto de líderes es vital para el futuro, por lo que adquirieron Beats y han contratado a gente de mucho calado en la industria. Por ello, se espera que en el evento del día 8 de junio en la WWDC, Apple presente el nuevo o los nuevos servicios, que se incluirían en iOS 9. La mayor complicación ahora estaría en las negociaciones con los sellos discográficos. Concretamente, aún no tiene acuerdos con Universal, Sony Music y Warner, los tres actores más grandes del mercado.

Aunque Apple pueda ser inexperta en el mercado del streaming y la suscripción musical, esperan que sus actuales usuarios de iTunes incrementen su gasto (ahora mismo con unas cifras de 30 dólares de media al año) cuando pasen al nuevo modelo (120 dólares al año), y también que se expanda el negocio fuera de Estados Unidos, donde por ejemplo, en el ámbito de la “radio digital”, no hay competidores tan fuertes como Pandora.