Uber ultimamente no ha vivido buenos momentos, primero las criticas porque su CEO, Travis Kalanick, anuncio que formaría parte del Consejo Económico del entonces candidato a la presidencia de los Estados Unidos.

Después porque la compañía aprovecho un paro de taxistas en NY que estaban en contra de las políticas migratorias del magnate, para hacer un poco de publicidad y sacar provecho de dicha situación, cosa que la gente no vio con buenos ojos y hasta crearon el #DeleteUber, según el New York Times, más de 200 mil clientes borraron sus cuentas de Uber como resultado de las protestas

El día de ayer Kalanick envió un memo a los empleados de la compañía para informarles que ya no formaba parte del equipo de asesores del presidente de Estados Unidos.

“La inmigración y la apertura a los refugiados es una parte importante del éxito de nuestro país y honestamente también de Uber (…) Lucharemos por los derechos de los inmigrantes en nuestras comunidades para que cada uno de nosotros podamos ser quienes somos con optimismo y esperanza para el futuro.”

Además, el CEO aclara que su intención al unirse al Consejo nunca fue la de aprobar la agenda de Trump:

“Unirse al grupo no pretendía ser un aval del presidente o de su agenda, pero desafortunadamente se ha malinterpretado exactamente de esa forma.”

Previous post

Nuevo avance de Ghost in the Shell

Next post

El poster final de la película Power Rangers