En la actualidad, son muchos los servidores telefónicos con los que contamos dentro del territorio mexicano. Es bien sabido que casi el 80% de esos usuarios pertenecen a la compañía Telcel¸ sin embargo muchos de esos usuarios (tal vez un 90% de ese 80% están un tanto inconformes con los servicios y con los precios de la compañía) Por ello han decidido abandonar la compañía a pesar de que en México no existe una consorcio que pueda hacer frente a semejante monstruo de las telecomunicaciones.

Hace tiempo que el Instituto Federal de Telecomunicaciones llamó a éste gigante de la industria mexicana un Agente económico preponderante, debido a esta y a otras tantas circunstancias, Telcel, con un mundo de publicistas y mercadólogos ha ideado una estrategia con la que tal vez pueda recuperar un poco de ese público cautivo que cada vez se aleja más y más de las filas de Telcel. Esa estrategia llega con el nombre de Aló.

A pesar de ser una táctica un tanto simplista, es, en realidad una de las estrategias que más le va a servir a Telcel en los últimos años (o décadas). Resulta que Telcel no puede invertir más en su propia compañía por cuestiones monopólicas, debido a que es abusivo que compita con compañías más pequeñas que ella, algo así como si la Coca pelara el mercado de Red Cola, resulta obvio que una compañía mexicana como Red Cola no tiene oportunidad contra esa otra internacional.

Debido a que Telcel tiene a todo el IFT vigilando cualquier acción que tome, ha decido hacer algo con lo que nadie va a poder clasificar de preponderante. Dividir la empresa y crear un nuevo operador que haga uso de toda su infraestructura y que además podrá invertir en ella para poder competir “sanamente” contra sus homólogos de las telecomunicaciones más pequeñas.

Aló entra al mercado de la telefonía celular como un operador de prepago con tarifa de 0.85 pesos ya sea por minuto, mega o mensaje, donde además vendrá una tarifa de 1.42 centavos por segundo, que no será redondeada en el minuto siguiente. Además, Aló se podrá adquirir de dos maneras, la primera como un Kit, es decir, que podrás adquirir un equipo móvil con tiempo aire; o solo podrás adquirir un chip sin tiempo aire, pero con la posibilidad de adquirir una línea celular a bajo costo.

RECARGAS.

Y como toda buena noticia debe de llevar una cerecita que la tilde, en Aló decidieron que esta vendría en forma de recargas, que podrán ser únicamente de $10, $20, $30 o $50 pesitos, solo que, para poder atacar de lleno el mercado, éstas se harán de manera electrónica, o sea, adiós a las anticuadas fichas Telcel y a las molestas recargas; bienvenida sea la (tardía) “modernidad” telefónica.

A pesar de que aún no se ha dado a conocer nada acerca de Aló, buenas fuentes indican que durante los próximos días, veremos una extensa campaña publicitaria en donde podremos obtener más detalles acerca del nuevo hijo prodigo de Telcel.

Previous post

Efeméride.

Next post

Expansión gratis para Forza Horizon 2 por tiempo limitado.