A partir de hoy vasos, bandejas, platos y recipientes quedan prohibidos en la ciudad de Nueva York; los restaurantes, cafeterías y puestos de comida tendrán que buscar recipientes alternativos.

La medida fue impuesta por el alcalde Bill de Blasio pero las multas por incumplimiento se aplicarán hasta el 2016.

Muchos establecimientos prevén que el precio de los platillos aumente, ya que los recipientes de espuma de poliestireno son más baratos; además de que consideran despedir a varios empleados para equilibrar el nuevo gasto.

Una de las primeras empresas en implementar nuevos envases es Dunkin’ Donuts; uno de los directivos, precisaron que es responsabilidad de los dueños de negocios subir los precios a los comensales.

En los consumidores las opiniones también están divididas, hay quienes consideran injusta la medida por la probable subida de precios en los alimentos; otros ven a la medida como algo benéfico para el medio ambiente y la salud de los consumidores.

Por su parte una colación de propietarios de restaurantes y fabricantes de unicel presentaron una demanda contra el gobierno de la ciudad para contravenir la prohibición.

El material está prohibido ya en unas 70 ciudades de Estados Unidos, entre ellas Washington DC, San Francisco, Minneapolis, Portland o Seattle. “Estos productos causan un daño medioambiental real y no tiene sentido que sigan utilizándose en la ciudad de Nueva York. Tenemos mejores opciones, mejores alternativas. Si otras ciudades siguen nuestro ejemplo, esas alternativas nos costarán cada vez menos”, dijo De Blasio.

REFERENCIA: El País y The Daily News

Previous post

Nuevas imágenes de Batman v. Superman: Dawn of Justice

Next post

Cover Plates y un juego de la FamiCom incluidos en la versión europea de Dragon Ball Z: Extreme Butoden