Tal vez te parezca increíble, pero no en todos los países del mundo puedes ir a una tienda departamental y comprar tu consola favorita. En el año 2000, China impuso un veto a la venta de consolas de videojuegos por temor a que fueran a afectar el desarrollo físico y mental de sus jóvenes. No podías comprar consolas en ese país (al menos no legalmente).

En el 2014 esta extrema medida se relajó un poco; permitiendo la entrada del Xbox One de Microsoft, y algunos meses después la del PS4 de Sony. Sin embargo, estos desarrolladores solamente podían hacer negocios en una región muy específica (11 km alrededor de Shanghai), y tenían todo tipo de restricciones que complicaban mucho el negocio.

Afortunadamente, parece que todo eso es cosa del pasado. Según un reporte de The Wall Street Journal, el Ministro de Cultura de la República Popular de China lanzó un comunicado donde explica que ahora cualquier compañía de videojuegos puede desarrollar y vender sus productos en cualquier parte del país asiático.

Un representante de Sony mencionó que este comunicado eran “grandes noticias” para ellos, púes facilitará mucho la actividad de la compañía en el país asiático.

El más beneficiado de los tres grandes es sin duda Nintendo, quien al fin podrá tener un nuevo mercado para sus consolas de sobremesa y portátiles.

Previous post

Samsung y sus monitores para cargar la batería de tu Smartphone

Next post

Xbox nos da buenos regalos en agosto