Twitter parece estar utilizando su autoridad legal para evitar que sus usuarios se roben los tuits de otros, algo muy común en la red social y para lo que existen mecanismos de denuncia, que han sido muy poco difundidos hasta ahora.

Twitter cuenta con un Centro de Ayuda cuyo éxito se incrementó a raíz de un caso en Estados Unidos.

A inicio de este mes Olga Lexell, quien de acuerdo con su biografía en la red social es una escritora independiente de Los Ángeles, publicó una broma que después fue copiada por al menos cinco cuentas que no dieron crédito a la autora.

“Vi a alguien derramar su jugo desintoxicante por toda la acera y ahora sé que Dios está de mi lado”, era el tuit original.

Posteriormente el mensaje replicado por otros usuarios fue borrado y en su lugar se colocó: “Este tuit ha sido retirado en respuesta a un reporte de copyright”. El caso lo dio a conocer primero el portal de tecnología The Verge, citando a la cuenta @PlagiarismBad.

Olga Lexell explicó en una publicación de Twitter, citada por el portal de tecnología ya que los tuits de la autora son privados, que hizo una solicitud a la red social para que las réplicas fueran removidas.

 

“Yo solo expliqué a Twitter que como escritora independiente me gano la vida escribiendo bromas (y uso algunos de mis tuits para ponerlas a prueba). Entonces dije que como tal mis bromas son propiedad intelectual y los usuarios en cuestión no tenían mi permiso para replicarlas sin darme crédito”, señaló.

 

Lexell dijo que la mayoría de los tuits copiados eran de cuentas “que replican toneladas de bromas de otras personas todos los días”.

 

Previous post

Ya hay fechas para los Betas de Black Ops 3

Next post

¿Te imaginas la Ciudad de México como un lugar sombrío y oscuro?