Las loot boxes son cajas virtuales que resguardan ítems aleatorios, estás cajas  se obtienen pagando un precio en moneda real. En otras palabras, son máquinas tragamonedas virtuales que funcionan con dinero real, arrojan una recompensa al azar y no por destreza del usuario.

Para reducir los efectos negativos de las loot boxes, PlayStation, Nintendo y Sony se unirán para impulsar nuevas políticas tanto en juegos recientes como en actualizaciones de títulos viejos que se parezcan a estas.

Dicha noticia la dio Michael Warnecke, jefe de políticas de tecnología de la Entertaiment Software Association (ESA), quien dijo:

 “Me complace anunciar que Microsoft, Nintendo y Sony han contactado a la ESA para adelantar que se enfocarán al impulso de nuevas políticas con respecto a las loot boxes en los juegos que son desarrollados para sus plataformas.

Específicamente, esto aplicará en juegos nuevos y en actualizaciones de juegos que las agreguen. […]Muchos de los publishers líderes de videojuegos de la ESA han decidido que implementarán un acercamiento similar para proporcionar a los consumidores información más precisa sobre lo que comprarán”.

La ESA afirmó que estas políticas podrían comenzar a implementarse en 2020 y que, además de Sony, Nintendo y Microsoft, existen otras compañías que están de acuerdo con su implementación, como: Blizzard, Bandai Namco Entertainment, Bethesda, Bungie, Electronic Arts, Take-Two Interactive, Ubisoft, Warner Bros. Interactive Entertainment y Wizards of the Coast.

La polémica con las loot boxes ha llegado al Congreso de Estados Unidos, en donde se propuso prohibirlas por el daño psicológico que los juegos de azar provocan. A propósito, la adicción a los videojuegos se integra al catálogo de enfermedades mentales publicado por la Organización Mundial de la Salud.